Significado de azúcar

  • amb. Sustancia de sabor dulce y color blanco, cristalizada en pequeños granos, que se extrae principalmente de la remolacha en los países templados y de la caña de azúcar en los tropicales, a través de la concentración y la cristalización de su jugo:
    usa sacarina en lugar de azúcar. Más c. m.
  • Nombre de un compuesto de distintas sustancias que se encuentran en los seres vivos y que proporciona energía al organismo:
    es diabético, tiene muy alto el nivel de azúcar en la sangre. Más c. m.
  • azúcar blanquilla El semirrefinado.
  • azúcar candi o cande El que se obtiene por evaporación lenta, en cristales grandes, cuyo color varía desde el blanco transparente y amarillo al pardo oscuro, por agregación de melaza o sustancias colorantes.
  • azúcar moreno o morena El de segunda producción, cuyo color varía desde el amarillo claro al pardo oscuro, según la cantidad de mezcla que queda adherida a los cristales.

Definición de azúcar

  • Sustancia sólida cristalina, de color blanco en estado puro, formada por moléculas de glucosa y fructosa, que se obtiene de diversas plantas y se emplea como edulcorante en gastronomía
  • En Química. Cualquiera de numerosos compuestos orgánicos del grupo de los carbohidratos, de relativamente bajo peso molecular y sabor dulce Hiperónimos: carbohidrato, hidrato de carbono Hipónimos: monosacárido, disacárido, fructosa, glucosa, lactosa, maltosa, sacarosa, azúcar blanca, azúcar de mesa, almidón, pectina

El azúcar es un cuerpo de características sólidas que es blanco y se encuentra cristalizado. Este tipo de sustancia forma parte de los hidratos de carbono, es soluble en H2O y se caracteriza por su sabor dulce.

La remolacha, la caña y otras clases de vegetales son fuentes que permiten la obtención de azúcar. El término suele utilizarse para nombrar a la sacarosa, que es el azúcar común que se utiliza en la preparación de comidas. Esta sacarosa es un tipo de glúcido compuesto por una molécula de fructosa y otra molécula de glucosa.

La noción de azúcares también se utiliza para nombrar a los disacáridos, los monosacáridos y los hidratos de carbono en general, especialmente en el ámbito industrial.

El azúcar aporta calorías que se califican como vacías, ya que no tienen minerales o vitaminas. Sin embargo, es un ingrediente muy utilizado como endulzante para realzar el sabor de las preparaciones.

Cuando el azúcar se calienta más allá de su punto de descomposición, se forma el caramelo (que puede verterse por encima del flan, por ejemplo).

Entre los distintos tipos de azúcar, puede nombrarse el azúcar blanco (que contiene sacarosa en un 99,5%), el azúcar refinado (entre el 99,8% y 99,9% de sacarosa), el azúcar moreno o negro (que se cristaliza y centrifuga pero no se refina, lo que le confiere un color oscuro) y el azúcar rubio (más claro que el azúcar moreno y con mayor nivel de sacarosa).

Brasil es el principal productor de azúcar a nivel mundial, seguido por naciones como Argentina, China y Estados Unidos.

Los mitos acerca del azúcar

Es difícil encontrar otro producto alimenticio rodeado de tantos mitos como el azúcar. A continuación, se describen cuatro de los más comunes, intentando encontrar cuánto hay de realidad en ellos:

* provoca sobrepeso: la verdad es que el aumento de peso tiene lugar si se ingiere un exceso de calorías, pero éstas se obtienen tanto del azúcar como de proteínas y grasas. En otras palabras, no se debe tanto al producto sino a las proporciones en las que se consuma;

* produce caries: lo hace, pero tanto como el pan y otros alimentos aparentemente inofensivos, ya que la razón por la que aparecen las caries es que las bacterias que se alojan en la boca generan ácidos cada vez que comemos carbohidratos, no importa de qué tipo. Esto tiene lugar en un plazo de media hora luego de la ingesta, por lo cual es muy aconsejable el cepillado de los dientes antes de que pueda comenzar dicho proceso.

* causa diabetes: en la realidad, no es así. Quienes sufren de diabetes, no pueden asimilar el azúcar con normalidad, razón por la que se les indica consumirla en cantidades moderadas. Entre las fuentes de la enfermedad, no figura la ingesta de azúcar, sino cuestiones tales como la genética, el sobrepeso y la edad.

* superioridad del azúcar morena por encima de la blanca: ambas variedades presentan, por ejemplo, la misma proporción de calorías por cada gramo de carbohidratos y en ninguno de los dos casos se encuentran minerales, fibra o vitaminas. La única diferencia reside en que el azúcar morena es parcialmente refinada con un cierto porcentaje de melasa.

A pesar de poder probar que tales acusaciones no se basan en la realidad, esto no significa que ingerir azúcar sin ningún tipo de moderación vaya a traer buenos resultados. El sabor dulce, tan atractivo para la mayoría de las personas, puede disfrutarse no sólo en barras de chocolate y golosinas, sino también en las frutas, que además aportan nutrientes tales como vitaminas y antioxidantes. La combinación es siempre el mejor camino, dado que permite obtener los beneficios de una dieta sana mientras se disfruta de aquellos ingredientes no tan completos pero con gustos irresistibles.