Definición de cautela

  • Reserva y precaución con que se hace algo.

Del latín cautēla (de cautus, “cauto”), la cautela es la precaución y el cuidado en el proceder. El término puede asociarse a la prudencia y la mesura. Por ejemplo: “El animal avanzó con cautela para evitar caerse”, “Con cautela, el adolescente abrió la puerta de casa intentando no despertar a sus padres”, “Le recomiendo conducir con cautela: la carretera está húmeda y resbaladiza”.

La cautela suele ser una reacción ante la detección de un riesgo. Una persona que camina llevando un balde con agua fría no lo hará de la misma forma que si llevara una olla con agua hirviendo: si se derrama el agua fría no tendrá grandes problemas, en cambio, si se derrama el agua hirviendo, puede quemarse gravemente. Lo más probable, por lo tanto, es que en el segundo caso camine con mayor cautela, prestando mucha atención para evitar tropezarse.

Es posible asociar la cautela, por otra parte, a la precaución para evitar ser descubierto. Supongamos que una madre prohíbe a su hijo comer unas galletas que guarda en un tarro sobre la alacena. El niño, cuando la madre se aleja de la cocina, decide tomar dicho tarro. Para eso se acercará con cautela, intentando no hacer ruido para no llamar la atención de su madre.

Puede decirse, a nivel general, que desarrollar una acción con cautela es un mecanismo de protección, ya que busca impedir un daño (en el caso de nuestros ejemplos, el daño sería quemarse con el agua hirviendo o ser descubierto por la madre).