Significado de clero

  • m. Conjunto de los clérigos:
    el clero ha protestado por la disminución de la subvención a la Iglesia.
  • Clase sacerdotal en la Iglesia católica.

Definición de clero

  • Conjunto de los clérigos.
  • Clase sacerdotal de la Iglesia católica.

Con origen en el latín clerus, la noción de clero permite identificar al grupo de clérigos (tal como se conoce a quienes consagraron su vida a la actividad religiosa en el marco de una institución). El término, en este marco, se utiliza para hacer mención a los sacerdotes de la Iglesia católica.

Las características del clero dependen de cada religión. En general, puede decirse que es el que lidera los rituales y se dedica a la enseñanza de la doctrina y a la predicación. El bautismo, la circuncisión y el matrimonio son algunos de los actos y sacramentos que lleva adelante el clero.

Cabe destacar que el clero puede actuar tanto dentro de los templos y los lugares de culto como fuera de ellos. Así, es posible que los clérigos vayan a predicar a las escuelas o los hospitales, por ejemplo.

En algunos países, el clero está amparado por legislaciones especiales ya que los clérigos gozan de fuero eclesiástico. También es habitual que esté financiado, al menos en parte, por el ámbito estatal. Lo más frecuente, de todas formas, es que los propios fieles lo financien por medio de sus donaciones.

El cristianismo divide al clero en el regular (ligado a los votos religiosos de pobreza, obediencia y castidad) y el secular (los clérigos que no hacen dichos votos).

La organización jerárquica del clero regular cristiano tiene al papa en el estamento superior, seguido por los arzobispos, los obispos y los sacerdotes. Todos deben cumplir y respetar ciertas normas, como el celibato eclesiástico (es decir, la imposibilidad de mantener relaciones sexuales). Cabe destacar que las mujeres no pueden ordenarse en este clero.

El poder de la Iglesia

La Iglesia tomó una posición absolutamente política y social en el período medieval; la cual estaba encauzada en la conversión de los paganos y en la ampliación de la extensión de la comunidad creyente.

En este período, no sólo colaboró con el Estado romano e impuso sus creencias a la hora de organizar la educación y las jerarquías del pueblo, sino que se aferró a ese Estado para que todo aquel que no cumpliera con los mandatos eclesiásticos fuera condenado.

A medida en la que más poder adquiría, más se complejizaba la jerarquía de la Iglesia. Estaba compuesta de la siguiente forma:
* Sacerdotes: responsables de la dirección de las parroquias;
* Obispos: uno en cada provincia y otro en la capital, encargados de coordinar a los sacerdotes;
* Patriarcas: jefes en las ciudades más importantes de la provincia;
* Papa: encargado de unificar a todos los demás y de controlar que cumplieran sus respectivas obligaciones. Era la autoridad máxima del clero.

De todos modos, como también estaba dirigida por seres humanos, las ansias de poder la fueron corrompiendo; fue entonces cuando el pueblo se vio robado por aquella institución que decía ayudarlos a alcanzar la vida eterna, se les imponían inmensos castigos y se les obligaba a pagar impuestos con lo poco que tenían y los que no tenían ya qué dar, perdían sus tierras.

De este modo, la Iglesia comenzó a ser propietaria de un extenso territorio, lo cual aumentó su poder político y económico, ubicándola a la altura o aún más arriba que los gobiernos existentes.

A partir de la Edad Media se crearon los movimientos monásticos, para aquellos fieles que desearan entregarse a la fe de forma absoluta, renegando de todas las riquezas terrenales y poniendo su vida al servicio de Dios y de la comunidad. Ése era el objetivo, sin embargo la Iglesia continúo sumando adeptos y enriqueciéndose. Ocultando la sabiduría al pueblo e imponiéndoles un tipo de vida rudimentario que les impidiera llegar a un verdadero conocimiento de la verdad.

Con el correr de los siglos, la Iglesia fue perdiendo autenticidad y fue olvidada por muchos; sin embargo lo asombroso y lamentable es que continúa teniendo un poder sobre los pueblos que muchas veces resulta irónico o difícil de creer.

Por ejemplo, el hecho de que ciertas sociedades que han aceptado hace años el casamiento entre personas del mismo género continúen siendo homófobas, nos recuerda que detrás de un pueblo laico existe un clero intentando reconquistar a sus súbditos; por eso debemos luchar contra la ignorancia que trae la fe religiosa.

Es necesario que nos rebelemos a las leyes clericales e intentemos crear un mundo libre de verdad, sin imposiciones de ningún tipo; donde todos tengamos derecho a la vida exacta que deseamos, siempre que ésta no ponga en peligro la existencia de otras personas.

Definiciones web