Significado de comunión

  • f. Unión o contacto entre personas o cosas:
    viven en perfecta comunión.
  • En la Iglesia católica, sacramento de la Eucaristía y acto de recibirlo o administrarlo:
    el sacerdote dio la comunión a sus feligreses.
  • primera comunión.
  • Grupo de personas que comparten ideas religiosas o políticas:
    comunión de afiliados.
  • Circunstancia de tener algo en común:
    comunión de ideas, de odios.
  • primera comunión Celebración eucarística en la cual el cristiano recibe por primera vez la hostia consagrada.

Definición de comunión

  • Vinculación en lo que se tiene en común.
  • Personas que comparten las mismas ideas, ya sean religiosas, políticas, etc.

Del latín communĭo, el término comunión hace referencia a participar en lo común. Puede tratarse de un trato familiar en la comunicación o de una congregación de personas con intereses o creencias afines.

Por ejemplo: “Es indudable que existe una comunión entre ambos: se nota en sus miradas”, “Se quebró la comunión en el plantel al estallar varios conflictos entre los jugadores”, “Miles de personas en comunión se acercaron a la plaza del pueblo para felicitar al ídolo local”.

Para el cristianismo, la comunión o eucaristía es el sacramento que consiste en la transformación de un pedazo de pan (conocido como hostia) y del vino en el cuerpo y la sangre de Cristo para que estas sustancias sean recibidas por el creyente.

El sacerdote es la única persona habilitada para realizar este rito de transformación. La comunión supone la unidad del hombre con Dios y refleja el sacrificio del Hijo que entrega su carne para la salvación de la humanidad.

El pan utilizado durante la comunión es pan ácimo, hecho con trigo. El vino debe ser puro, obtenido del fruto de la vid y sin ninguna alteración. Sólo se mezcla con un poco de agua.

Toda persona bautizada puede recibir la comunión. En el caso de los niños, es necesario que primero reciban catequesis sobre el sacramento. Por eso la primera comunión es un rito muy importante en la vida del católico, que incluye la formación correspondiente y que suele tomarse a los diez años de edad. Es habitual que dicha primera comunión se viva como una verdadera fiesta.