Definición de cunicultura

La cunicultura es la cría de conejos para el aprovechamiento de su carne y sus productos. El concepto procede del vocablo latino cunicūlus (“conejo”) y de cultura (que puede asociarse al cultivo de algo).

Se conoce como conejo común al Oryctolagus cuniculus, un mamífero de la familia de los lepóridos que está considerado como una de las especies exóticas invasoras más dañinas del mundo. Las razas domésticas descienden de la subespecie Oryctolagus cuniculus cuniculus. Los conejos se caracterizan por las orejas largas que pueden medir unos siete centímetros, su cola corta, sus patas anteriores más cortas que los posteriores y sus dientes incisivos que crecen sin parar.

La cunicultura, por lo tanto, consiste en la cría sistemática de estos animales. La carne de conejo forma parte del grupo conocido como carne blanca, ya que presenta una coloración menos rojiza que la carne vacuna. Se trata de una carne magra, con escasa cantidad de grasa.

La producción cunícula también puede destinarse a la comercialización de conejos como mascotas o animales de compañía. La domesticación del conejo se remonta al siglo I a.C., cuando los romanos comenzaron a tener estos animales en cautiverio para obtener su carne.

Los conejos como mascota suelen mantenerse encerrados en una jaula, aunque es posible enseñarles a que hagan sus necesidades en una caja de desechos. Por su buena capacidad de socialización, los conejos pueden integrarse a la familia e interactuar con perros y gatos. De todas formas, es importante destacar que son animales territoriales que se asustan con facilidad, por lo que tienden a alejarse de los seres humanos.