Definición de desconfianza

La desconfianza es lo opuesto a la confianza, por tanto, refiere la falta de esta última.

La confianza es la seguridad plena o esperanza firme que alguien siente o le tiene a otro individuo o a alguna cuestión.

De acuerdo a lo que nos dice la Psicología Social y la Sociología, la confianza es más que nada una creencia que estima que una persona será capaz de actuar de una determinada manera frente a una situación dada. Le dije la verdad a María porque le tengo absoluta confianza. En tanto, la confianza podrá ir en aumento o en descenso dependiendo de las acciones que vaya desplegando la persona en cuestión. Entonces, tomando el ejemplo anteriormente mencionado, si María mantuvo silencio respecto de lo que le conté, en el futuro recurriré a ella para confiarle algún secreto porque sabe mantener la reserva, en cambio, sino lo hizo, obviamente, no le contaremos más nada y más que a confiar en ella tenderemos a desconfiar.

La desconfianza es una sensación que casi todos los seres humanos experimentamos en la vida; puede ser que la vivamos como consecuencia directa de haber sido engañados o defraudados por alguien o bien que sintamos desconfianza porque tal sensación forma parte de nuestra manera de actuar, ser y pensar en la vida.
Esta desconfianza constante hará que pensemos mal de todos los demás, bastará una frase, una mirada o cualquier acción para que sintamos en carne propia la desconfianza de esa persona.

Por supuesto esta cuestión resulta ser un gran enemigo a la hora de la interacción social, de hacer amigos, formar una pareja, entre otros, porque todo el tiempo se sucederán pensamientos que harán pensar que si nos acercamos a alguien y le contamos una intimidad podrá usarla en nuestra contra. Y esto, claramente, a la larga o a la corta, terminará por complicar cualquier relación en la cual nos hayamos embarcado.