Definición de fármaco

  • sustancia con una actividad sobre los seres vivos que puede hacerla adecuada para ser utilizada como principio activo de un medicamento.
  • en lenguaje coloquial, medicamento

Un fármaco es aquella sustancia química purificada que se utiliza para el tratamiento, la cura, la prevención o el diagnóstico de alguna enfermedad o también para inhibir la aparición de un proceso fisiológico no deseado. El rasgo saliente y característico del fármaco será entonces el de ser una sustancia bastante idéntica a las que el produce el propio organismo, que se aplica de forma exógena al cuerpo y que provocará un cambio inmediato en la actividad celular, tal es el fin, excluyentemente médico, de su utilización.

Por ejemplo, tomemos un caso fácilmente aplicable a la realidad, en el caso de las personas que padecen de diabetes, a los cuales principalmente y a razón de su afección se les dificulta la producción propia de la hormona de la insulina de parte de las células del páncreas, será necesario, casi de vida o muerte, para mantener la estabilidad del enfermo, inyectarle exteriormente la insulina que le hace falta.

Existen diferentes formas farmacéuticas bajo las cuales se presentan y comercializan los fármacos con el objetivo de por un lado atender a la maximización de los beneficios terapéuticos del paciente y por el otro, minimizar los efectos colaterales que estos a veces producen. Entre ellas se cuentan las líquidas (jarabes, soluciones, tinturas, aerosoles, colirios), sólidas (polvos, tabletas, granulados, grageas, cápsulas, píldoras), semisólidas (emulsión, pasta, crema, pomada, suspensión, geles, ungüento, supositorios) y otras como los inhaladores, los implantes, los aspersores, entre otros.

Algunos estudios ambientales recientes han despertado un importante alerta mundial respecto de la contaminación que la interacción de varios fármacos entre sí pueden producirle al medio ambiente, esto se debe a que cuando nos enfermamos e ingerimos para curarnos un fármaco, este, luego, será expulsado del cuerpo a través de la orina y las heces las cuales llegarán a las aguas residuales, sin embargo, el deficiente tratamiento depurador que sobre estas realizan algunas plantas depuradoras hace que los residuos farmacológicos no puedan ser extirpados del todo, produciéndose la contaminación comentada.

Esto que mencionamos en el caso de los fármacos que tienen un uso estrictamente médico, para el tratamiento o prevención de alguna enfermedad, en tanto, también nos encontramos con otro tipo de fármacos, los alucinógenos, también conocidos como drogas, pero que científicamente su correcta denominación es fármacos alucinógenos.

Su principal diferencia con los anteriores es que si bien poseen actividad biológica, carecen de un fin médico, convirtiéndose el alcance de diferentes estados de conciencia en su razón de ser y la adicción en su más nefasta consecuencia inmediata.