Significado de iceberg

  • (voz i.) m. Gran masa de hielo flotante que se ha desprendido de un glaciar y sobresale de la superficie del mar, donde flota arrastrado por las corrientes:
    el Titanic se hundió al chocar con un iceberg.
    pl. icebergs.

Definición de iceberg

  • Témpano de hielo de hasta 100 metros de altura que flota en el mar y sobresale de su superficie en su séptima parte aproximadamente. Son peligrosos para la navegación entre mayo y junio en el Atlántico Norte, sobre todo frente a las costas de Terranova.

La palabra iceberg proviene del idioma inglés, aunque su origen se remonta al concepto germánico ijsberg. Se trata de una gran masa de hielo flotante, desprendida de un glaciar o de una plataforma de hielo, cuya parte superior sobresale de la superficie del mar.

Los glaciares son masas de hielo que se originan en la superficie terrestre por la compactación y recristalización de la nieve. Los iceberg, por su parte, son grandes masas de hielo dulce, que suelen ser arrastradas por las corrientes marinas. Por lo general, apenas sobresale una octava parte de su volumen total, mientras que el resto se encuentra sumergido. Esta característica hace que los iceberg sean un gran peligro para la navegación.
La existencia de los iceberg es posible ya que el agua tiene menor densidad al encontrarse en estado sólido que en estado líquido. Por lo tanto, el hielo puede flotar en la superficie y no se hunde en el fondo del océano.

El hielo también tiene la particularidad de ser cristalino ante la polarización eléctrica de las moléculas de agua (H2O). El átomo de oxígeno ejerce una mayor atracción a los electrones que los átomos de hidrógeno. De esta forma, el hielo tiene una densidad menor que la de los sólidos amorfos.

Formación de los iceberg

Existen muchas teorías en torno a cómo tiene lugar la formación de los iceberg, muchas personas consideran que se debe a un fenómeno que escapa de lo conocido hasta ahora por el hombre, como si dentro de la tierra existiera un inmenso manantial que se conecta con la superficie en el territorio atártico y permite la formación de estos bloques de hielo; sin embargo, esta teoría no ha sido muy difundida y sus autores Reed y Gardner no gozan de gran popularidad.

La explicación científica más aceptada sobre este tema es la que adjudica este fenómeno al desprendimiento de los glaciares. Durante el período estival, el hielo de estas inmensas paredes se debilita e inmensos trozos caen al océano donde comienzan a trasladarse utilizando la corriente y los vientos hacia espacios abiertos.

Si en el trayecto el iceberg llega a aguas cálidas, se derrite; sin embargo, muchos de ellos terminan anclados en las cosas antárticas y pueden llegar a permanecer años o décadas en ese lugar.

El peligro de estos témpanos

Estas placas flotando en el océano suponen un grave peligro para las embarcaciones, porque cuando un gran porcentaje de la parte superior de ellas ya se ha desgastado por el efecto del sol y los vientos, y tan sólo puede verse un débil témpano flotando sobre la superficie, todavía hay un gran trozo de iceberg bajo el agua que puede ser suficiente para provocar una avería en un barco o volcarlo.

Hoy en día existen muchas herramientas a disposición de los marinos para detectar estos témpanos y vadearlos, pero en la antigüedad ellos eran los responsables de un gran porcentaje de naufragios.

Se conocen muchísimos casos de accidentes de este tipo. El más conocido es el que sufrió el transatlántico conocido como Titanic, en el año 1912.

Esta embarcación partió de Southampton el 10 de abril con destino a Estados Unidos, sin embargo nunca llegó a este país. Cinco días más tarde de su salida, chocó contra un gigantesco iceberg y se hundió en el océano. Se encontraba a unos 600 km de Terranova, una zona muy propicia para el avistamiento de iceberg. El choque provocó que se abrieran varias planchas del casco que permitió que el agua ingresara en los huecos de contención y por ende, la parte delantera del barco comenzara a sumergirse, mientras la popa se elevaba.

Los pasajeros que no pudieron ser rescatados, fallecieron de hipotermia al caer a las frías aguas continentales. En total fallecieron 1500 personas, de 2210 que habían abordado el Titanic. De los 710 sobrevivientes, la mayoría de ellos eran mujeres y niños, debido a que el protocolo de rescate obligaba a que ellos fueran los primeros en subir a los botes salvavidas.

Definiciones web