Significado de industria

  • f. Conjunto de operaciones destinadas a la obtención, transformación y transporte de materias primas.
  • Instalación destinada a estas operaciones:
    hoy visitaremos una industria de calzado.
  • Conjunto de este tipo de instalaciones que comparten alguna característica, especialmente cuando pertenecen al mismo ramo:
    industria europea; industria textil.
  • Maña y destreza para hacer una cosa:
    se las ingenia con mucha industria en las pequeñas reparaciones de la casa.
  • industria ligera La que maneja pequeños volúmenes de materias primas y elabora productos de consumo directo.
  • industria pesada La que produce maquinaria pesada o bienes de equipo.

Definición de industria

  • Acción o efecto de trabajar
  • Aptitud estudiada para ejecutar alguna tarea
  • En Economía. Actividad económica destinada a la elaboración de bienes materiales

Con origen en el vocablo latino industria, el concepto de industria hace referencia al grupo de operaciones que se desarrollan para obtener, transformar o transportar productos naturales. El término también se aprovecha para nombrar la instalación que se reserva a esta clase de operaciones y al conjunto de las fábricas de un mismo género o de una misma región (como ocurre, por citar algunos ejemplos, con “la industria textil” o al hablar de “industria estadounidense”).

Así como la agricultura representó un gran paso para el hombre y marcó el comienzo de la transformación del medio ambiente para la satisfacción de las necesidades, la industria se convirtió, gracias a los avances tecnológicos, en el motor del desarrollo económico a partir del siglo XIX. Los países industrializados (aquellos que contaban con las fábricas y los recursos técnicos para concretar la producción en serie) se enriquecieron, mientras que los agrícolas (generadores de materias primas) no lograron subsistir.

De todas maneras, es importante destacar que el capital de inversión para la industria surgió, en principio, de la propia agricultura. Es decir, las ganancias provenientes de las actividades agrícolas se invirtieron en la industrialización de los productos y en los medios de locomoción que se creían adecuados e indispensables para propiciar el comercio internacional.

La transformación de la materia prima en un producto con una particularidad específica se conoce como manufactura. Por lo tanto, los productos que solemos utilizar son manufacturados por alguna empresa industrial.

Los productos más complejos, como los automóviles, son creados en distintas etapas. Por eso, una misma industria puede contemplar varios proceso productivos e, incluso, completar la producción del bien en distintas fábricas.

La pérdida de control

Hace tan sólo 20 años, los grandes productores, aquellas compañías de renombre internacional, parecían dominar el mundo. Sus únicas amenazas eran sus competidores, y se mantenía un equilibrio en el cual la tarea del consumidor era meramente trabajar para ahorrar el dinero necesario para comprar, comprar y comprar. Nadie se preguntaba si esa situación se vería interrumpida, ya que los monstruos del mercado eran vistos como semidioses, los únicos capaces de fabricar esos productos que tanto gustaban a la gente. Pero nadie contaba con la versión moderna de la manzana de Adán: Internet.

La instrucción, como bien saben los gobiernos opresivos, es un arma de doble filo; convierte a una persona ignorante y manipulada en alguien capaz de ver más allá, de pensar por sí mismo, de tomar sus propias decisiones. Y, valga la analogía, estas empresas multibillonarias controlaron a sus consumidores como si éstos fuesen marionetas durante años; pero eso se acabó el día en que la gente tuvo acceso a más información.

El problema surge cuando los conocimientos a los que se accede resultan incomprensibles para el sujeto; en ese momento, se pueden dar tres casos bien diferenciados: hacerse a un costado y no opinar, o bien intentar aprender lo suficiente para entender acerca del tema, o simplemente, la opción más común, hacer uso incorrecto e indiscriminado de estos conceptos, evitando la fatiga de profundizar en ellos. De esta manera, Internet se ha convertido, poco a poco, en el peor enemigo de empresas y artistas, cuyos productos son sometidos a exhaustivos análisis y expuestos para que todo el mundo vea sus defectos.

Una vez que se conoce el verdadero costo de fabricación de un electrodoméstico, gracias a numerosos sitios que se dedican a desensamblarlos y desvelar todos sus secretos, los consumidores exigen un precio razonable. Una vez que se sabe que un cantante hace playback, luego de escudriñar cada una de sus presentaciones, la gente se disgusta y comienzan las críticas despiadadas. Ya no reinan los gigantes; su única solución es fingir estar del lado del pueblo, para evitar que los billones de liliputienses se lancen sobre ellos y los devoren en segundos, como han hecho con tantos de sus colosales compañeros.

Definiciones web