Definición de insomnio

  • Dificultad para conciliar el sueño o para reposar con un sueño normal.

Se designa con el término de insomnio a una de las enfermedades más comunes que se nos pueden presentar a los seres humanos a la hora de querer conciliar el sueño.

Aunque generalmente se ha designado con el término a la imposibilidad que algunas personas experimentan para alcanzar el sueño cuando llega el momento de meterse en la cama, el despertarse frecuentemente durante la noche o bien el despertarse muy temprano por la mañana, es decir, muchísimo antes de lo planeado o de lo que nos impone el despertador, también están consideradas como otras formas del insomnio que se suman a la tradicional de no poder dormirse.

Al más común de no poder llegar al sueño, se lo denomina insomnio inicial, en tanto, al que implica el despertarse varias veces por noche se lo llama insomnio intermedio y por último a la dificultad de levantarse muy temprano por la mañana se la denomina insomnio terminal.

Esta imposibilidad o problema a la hora de lograr el sueño traerá a quienes lo padecen y sufren importantes y determinantes consecuencias altamente negativas a la hora de su desempeño cotidiano, ya que al no poder descansar correctamente, el cuerpo, no conseguirá la recuperación que necesitan, porque no hay que olvidarse que el dormir es una actividad esencial para nuestro organismo por su misión restauradora de conservación de la energía y de termorregulación y también para que podamos estar lo que se dice con los cinco sentidos prendidos durante el día. La mayoría de las personas que padecen el insomnio presentarán síntomas como ser somnolencia diurna, baja capacidad de concentración, la imposibilidad de mantenerse activos durante el día, a veces depresión, irritabilidad, mala memoria, desorientación y la factibilidad de ser objetos de algún tipo de accidente como consecuencia de esta desatención que reina.

Según la duración, la gravedad y la forma de manifestarse, el insomnio se clasifica de diversas maneras. Por la duración que presente puede ser transitorio o agudo (menos de cuatro semanas), sub agudo o a corto plazo (más de cuatro semanas, pero menos de seis meses) y el crónico o de largo plazo (más de seis meses). En tanto, de acuerdo a la gravedad que vislumbre, podremos hablar de insomnio ligero o leve, los síntomas no llegan a ser determinantes para hablar de un decaimiento en la actividad diaria, moderado, comienzan a ser más importantes los efectos negativos y el severo en el que ciertamente la calidad de vida se verá afectada. Y finalmente, por la manera de presentarse nos encontramos con la clasificación comentada más arriba de inicial, intermedio y terminal.

Entre las principales causas del insomnio se pueden citar las siguientes: estrés, malos hábitos alimenticios, las condiciones del hábitat, excesivo consumo de sustancias como el café, el té, el alcohol, tabaco y otras drogas.

Definiciones web