Significado de libertad

  • f. Facultad que tiene el ser humano de obrar o no obrar según su inteligencia y antojo.
  • Estado o condición del que no está prisionero o sujeto a otro:
    libertad provisional.
  • Falta de coacción y subordinación:
    trabajo con total libertad.
  • Facultad que se disfruta en las naciones bien gobernadas, de hacer y decir cuanto no se oponga a las leyes ni a las buenas costumbres:
    libertad de expresión.
  • Confianza, franqueza:
    puedes contármelo con toda libertad.
  • Osada familiaridad. Más en pl.:
    se toma muchas libertades con el jefe.
  • Falta de obligación:
    tienes libertad para asistir.
  • Poder o privilegio que se otorga uno mismo.
    Se usa sobre todo con el verbo tomarse: me he tomado la libertad de traer un amigo.
  • libertad condicional Beneficio de abandonar la prisión que puede concederse a los penados en el último periodo de su condena, y que está sometido a la posterior observancia de buena conducta.
  • libertad provisional Beneficio del que gozan los procesados, tras fianza o no, que no son sometidos a prisión preventiva en tanto dura la causa o juicio.

Definición de libertad

  • Estado en el cual fuerzas ajenas no imponen su criterio, aplicable física o moralmente sobre la propia decisión del sujeto.
  • La facultad que tiene el hombre de obrar o no obrar, por la que es dueño de sus acciones.
  • El estado del que no es siervo.
  • Falta de sujeción.
  • Facultad que se disfruta en los países constitucional es de hacer y decir cuanto no se oponga a las leyes ni a las buenas costumbres.
  • Prerrogativa, privilegio.
  • Independencia, desahogo.
  • Exceso de franqueza o de familiaridad.
  • Desembarazo, despejo.
  • La facilidad con que mueve sus miembros el que no tiene alguna enfermedad o achaque que se lo impida.
  • Facilidad o disposición natural para hacer alguna cosa con destreza.

La libertad es un concepto abstracto de difícil definición. La noción suele estar vinculada a la facultad del ser humano que le permite llevar a cabo una acción de acuerdo a su propia voluntad.

A partir del siglo XVIII, la libertad comenzó a unirse a otras facultades o virtudes, como la justicia y la igualdad. Este cambio social fue acompañado por el desarrollo de nuevas formas de organización de la sociedad y el surgimiento de regimenes políticos hasta entonces inéditos.

Un ser libre no está atado a la voluntad de otros de forma coercitiva. La libertad garantiza el respeto por la voluntad individual e implica que cada individuo debe hacerse responsable de sus actos. Se conoce como libertinaje a la libertad absoluta que lleva al descontrol social.

Por ejemplo: una persona puede hacer uso de su libertad para instalar un negocio y obtener, a través de la actividad comercial, los recursos que le permitan subsistir. Esa libertad, sin embargo, está limitada por la ley. La persona no estará autorizada a vender productos ilegales y tendrá que pagar impuestos. Estas obligaciones, por supuesto, exceden la voluntad del sujeto y, sin embargo, no atentan contra su libertad. En otras palabras, no existe la libertad absoluta.

La libertad individual, por otra parte, debe ser protegida por el Estado. Ninguna persona puede coartar la libertad del prójimo; de lo contrario, las autoridades competentes deben actuar para castigar al responsable.

Otro análisis de la libertad está vinculado a cuestiones psicológicas o metafísicas. La esencia de la libertad, en cierta forma, nunca puede ser afectada ya que existe dentro de cada persona (para pensar o sentir).

Definiciones web