Significado de movimientos migratorios

  • La acción y efecto de mover se conoce como movimiento. Este término cuenta con varias acepciones: puede tratarse del estado de un cuerpo mientras cambia de posición o de lugar; del desarrollo y difusión de una tendencia o doctrina; o de una alteración o conmoción.

    Migratorio, por su parte, es un adjetivo que refiere a aquel que emigra. Lo migratorio es lo perteneciente o relativo a la migración o emigración de personas, o a los viajes periódicos que realizan algunos animales.

    Los movimientos migratorios, por lo tanto, son aquellos que contemplan desplazamientos de grupos humanos. El concepto suele emplearse con relación a un cambio de residencia: las personas que emigran dejan de vivir en un pueblo, ciudad o país, y pasan a vivir a otro diferente.

    Para entender un movimiento migratorio, deben considerarse sus dos dimensiones. Por un lado, tenemos la emigración, que es la salida de personas de su región para establecerse en otra. Por otra parte, nos encontramos con la inmigración, que es la llegada a una región de personas procedentes de otro lugar.

    Uno de los movimientos migratorios más importantes de la historia se produjo en el siglo XIX, cuando la gente comenzó a abandonar la vida rural en los campos y pasó a instalarse en las ciudades a partir de la industrialización. De esta forma, los campos sufrieron la emigración de sus habitantes, mientras que las ciudades comenzaron a poblarse por la inmigración de campesinos.

    Es posible distinguir entre movimientos migratorios internos (que se producen en el seno de un país) y externos (con traslados de un país a otros). Los movimientos migratorios externos son más complejos, ya que cada Estado cuenta con sus propias normas para permitir o rechazar el ingreso y la residencia a ciudadanos extranjeros.