Definición de mustia

Mustio es un adjetivo que tiene origen etimológico en mustĭdus, un vocablo latino. El término suele emplearse para nombrar a aquellas plantas que han empezado a marchitarse y que, por lo tanto, tienen una apariencia de debilidad y languidez.

Por ejemplo: “Estoy preocupada: las hojas de la magnolia se ven mustias”, “No hay nada más triste que recibir un ramo de flores mustias como regalo de cumpleaños”, “Las plantas del jardín estaban mustias pero, por suerte, ya han recuperado todo su esplendor”.

Por extensión a este significado, el calificativo de mustio se utiliza para nombrar a aquello que se ve triste, apagado o añejo: “Una biblioteca mustia contenía unos pocos libros de hojas amarillentas”, “El anciano, con su andar mustio, parecía no tener más ganas de vivir”, “Un oso de peluche algo mustio era la prueba de que, en otros tiempos, un niño había vivido allí”.

Es posible apelar a este adjetivo para describir el carácter o el ánimo de una persona. Cuando un sujeto siente melancolía, está triste o sufre por la angustia, podría indicarse que se ha convertido en un individuo mustio. Lo contrario a este estado sería la experimentación de felicidad, entusiasmo o alegría.

En la actualidad, el uso de esta noción aparece sobre todo en el ámbito de la literatura. En el lenguaje cotidiano, la utilización de este adjetivo puede resultar pomposa o barroca, sobre todo en un ámbito informal. En cambio, en el contexto de un cuento, un poema o una novela, su inclusión puede resultar más acertada.