Definición de perseverancia

  • La acción y el efecto de mantenerse sin cambio en la acción, creencia, postura, propósito, etc.

Del latín perseverantĭa, la perseverancia es la acción y efecto de perseverar. Este verbo hace referencia a mantenerse constante en un proyecto ya comenzado, una actitud o una opinión, aún cuando las circunstancias son adversas o los objetivos no pueden ser cumplidos. Perseverar también es durar por largo tiempo.

Por ejemplo: “Pese a reprobar en cinco ocasiones, Juan mantuvo la perseverancia y terminó aprobando la materia”, “Todavía no logré encontrar trabajo, pero sé que si tengo perseverancia voy a conseguir algo”, “Con más de ochocientos partidos en la primera división, Gómez es un ejemplo de perseverancia y disciplina profesional”.

La perseverancia es una virtud muy valorada en todos los ámbitos. En la mayoría de las situaciones de la vida, es necesario perseverar para tener éxito o alcanzar un meta. Por eso la perseverancia es sinónimo de lucha, esfuerzo y sacrificio.

Para ser perseverante, lo primero es tener un objetivo o fin. Ese es el motivo por el cual una persona decide enfrentar las adversidades y seguir insistiendo en un camino que puede ser muy complicado. Se supone que, al alcanzar el objetivo, la recompensa hará que el esfuerzo haya valido la pena.

La perseverancia, es definitiva, es una camino hacia la satisfacción, ya que a todos los seres humanos les genera placer y felicidad cumplir con un objetivo planeado con anterioridad. La perseverancia suele implicar fuerza de voluntad, pero también estudio y entrenamiento para poder llegar a la meta. La famosa frase “Persevera y triunfarás” resume el valor de la perseverancia.

Definiciones web