Significado de posesión

  • f. Tenencia o propiedad de algo:
    el testamento da posesión de la herencia.
  • Lo que se posee:
    le despojaron de sus posesiones.
  • Dominio del espíritu del hombre por otro espíritu:
    posesión diabólica.
  • tomar posesión de algo loc. Ejecutar algún acto que muestre ejercicio del derecho,uso o libre disposición de la cosa que se entra a poseer:
    tomó posesión de su cargo.

Definición de posesión

  • Acción de poseer, poseerse o tener algo.
  • Dícese de lo que se posee.

Del latín possessĭo, posesión es el acto de poseer ciertas cosas, ya sean materiales o incorpóreas. El verbo poseer, por su parte, refiere a tener o saber algo. Por ejemplo: “Esta casa es la posesión más importante que tengo”, “El hombre caminaba junto al arroyo cuando fue privado de todas sus posesiones por un grupo de malvivientes”, “La única posesión que quiero dejarle a mi hijo es el amor al prójimo”.

En el ámbito jurídico, la posesión es una situación de hecho, y no un derecho (como sí lo es la propiedad). La propiedad, por lo tanto, es una consecuencia de la posesión mediante una prescripción.

La posesión requiere de la cosa en sí (el corpus) y de la intención de la persona de comportarse como su dueño (el animus rem sibi habendi). Se trata, en definitiva, de un hecho con efectos jurídicos que es protegido por la ley para que el poseedor no esté obligado de probar su título posesorio cada vez que algún individuo pretenda interrumpir dicha posesión.

Para la religión, la posesión es el apoderamiento del espíritu de una persona por otro espíritu que actúa como agente interno y unido a ella. Lo habitual es asociar dicha posesión a la presencia del diablo, quien toma el cuerpo del sujeto y trastorna su comportamiento.

Las convulsiones, el desarrollo de enfermedades sin causa, el acceso a conocimientos hasta entonces ocultos (como un idioma ajeno), los cambios en la voz, la fuerza sobrenatural y la aversión a lo sagrado son algunos de los síntomas que se atribuyen a los poseídos. La posesión puede revertirse a través de un ritual conocido como exorcismo.