Definición de psíquico

  • Propio de, relativo o perteneciente a la psique

El término psíquico se utiliza para hacer referencia a todo lo que guarda relación con las funciones y los elementos de carácter psicológico. De todas maneras, resulta interesante resaltar que este concepto también suele vincularse a la parapsicología, una disciplina basada en el análisis de las conductas y fenómenos psicológicos cuyas características y derivaciones aún no han sido abordadas por la psicología científica.

Cabe resaltar que las investigaciones parapsicológicas contemplan un gran abanico de métodos, entre los cuales aparecen la investigación de laboratorio y los trabajos de campo. Entre los fenómenos que observa y examina se pueden enumerar a la percepción extrasensorial, la telequinesia y la supuesta vida después de la muerte.

Sobre la percepción extrasensorial puede decirse que se trata de la capacidad para recopilar información por vías no convencionales, es decir, por medios no asociados a los sentidos tradicionales: el gusto, la vista, el tacto, el olfato o el oído. El vocablo incluye, pues, fuentes de información no avaladas por el universo científico.

La telequinesis o telequinesia, por otra parte, da como válida la posibilidad de desplazar objetos sin requerir la intervención de medios físicos concretos. Esta idea está vinculada a la levitación, nombre por el que se conoce a la suspensión en el aire de manera prolongada que puede lograr un determinado cuerpo u objeto.

Hay que tener en cuenta que la parapsicología no está aceptada como una ciencia, ya que no realiza un uso absoluto del método científico ni ha impulsado teorías comprobables por este mismo procedimiento. Por lo tanto, no igual el nivel de la psicología ni el de las ciencias naturales.

El escepticismo

El mago candiense James Randi creó en el año 1996 la Fundación Educativa James Randi, que dedica todos sus esfuerzos a desenmascarar a los personajes mediáticos que aseguran tener poderes sobrenaturales. Pero el trabajo de este escéptico comenzó mucho antes de la existencia de su fundación, con numerosas apariciones en medios de comunicación e incluso con la publicación de varios libros.

Uno de sus primeros objetivos fue el psíquico autoproclamado Uri Geller, quien se hizo muy famoso haciendo supuestas demostraciones de teliquinesis y telepatía en televisión, siendo su especialización doblar objetos metálicos con la mente. James siguió muy de cerca el trabajo de este hombre, estudiando minuciosamente cada truco, cada movimiento, y halló siempre una explicación lógica para todo lo que veía.

En los años setenta, Uri Geller fue invitado al programa The Tonight Show, en Estados Unidos, y Randi consiguió que el equipo del mentalista no tuviera acceso a los materiales que le serían proporcionados para su espectáculo, impidiendo así que se utilizaran utensilios previamente manipulados. Durante la emisión, Geller, que no tenía idea de la trampa que le habían tendido, declaró sentir demasiada presión por parte del conductor y no realizó ninguna demostración.

James Randi ha viajado por varios países, desvelando los secretos de ilusionistas de todo tipo y nacionalidad. De hecho, por décadas ha ofrecido sumas de dinero importantísimas a quien fuera capaz de realizar algún acto paranormal bajo cierta observación. Curiosamente, a pesar de haber conducido cientos de pruebas, nadie ha logrado superar las simples restricciones que se aplicaban a las demostraciones.

Sin duda, el fraude más renombrado que este hombre sacó a la luz fue el de Peter Popoff, un curandero que aseguraba comunicarse con dios para interceder en la recuperación de todo tipo de males. En su espectáculo, al que acudían espectadores de a cientos, se dirigía aleatoriamente a personas del público, e intentaba probar sus poderes mencionando datos personales muy específicos, como ser domicilio, nombres de familiares y enfermedades. Durante una aparición televisiva, Randi demostró que Popoff recibía esta información de parte de su esposa y a través de un intercomunicador inalámbrico. Esto significó su quiebra y su desaparición durante casi 20 años; tras su regreso, recuperó e incluso multiplicó su antigua fortuna.