Definición de remoción

Cuando quitamos, borramos, eliminamos, obviamos o apartamos algo, lo que estamos haciendo es removiéndolo. Una remoción, por lo tanto, consiste en llevar una cosa de un lugar hacia otro o en modificar la situación, el estado o la condición de una persona.

Por ejemplo: “La remoción de la mancha de aceite en la pared me llevó más de una hora”, “Tras la remoción del cartel, la compañía se comprometió a modificar su política publicitaria”, “El entrenador decidió la remoción de cuatro jugadores para trabajar con una plantilla más acotada”.

Entender el concepto de remoción es sencillo. Imaginemos a una persona que quiere crear su propio sitio web. Este individuo decide registrarse en un servicio de alojamiento (hosting) que, en su versión gratuita, le permite almacenar sus contenidos a cambio de exhibir un aviso con publicidad en las páginas. La persona comienza a utilizar este servicio pero, unos meses más tarde, prefiere optar por eliminar el banner.

El usuario, por lo tanto, toma la decisión de pagar una tarifa mensual para conseguir la remoción de la publicidad. Esto quiere decir que, al contratar el servicio de pago, la empresa de hosting se encargará de quitar el aviso y el sitio web del usuario ya no exhibirá la publicidad de la empresa.

Otro ejemplo de remoción podemos encontrarlo en el abogado que cambia de número telefónico y que se ve forzado a actualizar los datos en su tarjeta personal de presentación. Para no mandar a imprimir nuevas tarjetas, este hombre se encarga de la remoción del número antiguo de manera artesanal, tachando con un bolígrafo el dato desactualizado de cada una de sus tarjetas y escribiendo a mano el nuevo número.