Significado de todo

  • adj. y pron. Que se toma o se considera por entero o en conjunto:
    todo el mundo está de acuerdo.
  • Se usa para ponderar el exceso de algo o intensificar una cualidad:
    es toda una mujer.
  • Seguido de un sustantivo en singular y sin artículo, equivale a cualquiera: toda persona.
  • pl. Puede equivaler a cada: cobra todos los meses.
  • m. Cosa íntegra, o que consta de la suma y conjunto de sus partes integrantes, sin que falte ninguna:
    la sinécdoque designa una parte por el todo o viceversa.
  • adv. m. Por completo, enteramente:
    Carmen es todo espontaneidad y simpatía.
  • a todo loc. adv. Con el máximo esfuerzo o rendimiento:
    a toda máquina.
  • a todo esto loc. adv. Entre tanto, mientras:
    a todo esto, ella nos ignoraba abiertamente.
  • ante todo loc. adv. Primera o principalmente, antes que otra cosa:
    ante todo quiero daros la enhorabuena.
  • así y todo loc. conjunt. A pesar de eso, no obstante:
    discuten mucho, pero así y todo se adoran.
  • con todo loc. conjunt. Sin embargo, no obstante:
    no me cae mal, pero, con todo, no me fío de él.
  • de todas todas loc. adv. Con seguridad, irremediablemente:
    esto es así de todas todas, te lo digo yo.
  • del todo loc. adv. Sin excepción, completamente:
    es del todo imposible.
  • jugar(se) el todo por el todo loc. Arriesgarse mucho para conseguir algo que se desea mucho:
    al sacar a aquel jugador demostró que se estaba jugando el todo por el todo.
  • ser todo uno loc. Ser consecuencia lógica e inevitable:
    darle yo la noticia y que se echara a llorar fue todo uno.
  • Acabar siendo iguales cosas que parecen muy diferentes.
  • sobre todo loc. adv. Con especialidad, mayormente:
    es una persona sobre todo generosa.
  • y todo loc. adv. Hasta, también, incluso:
    volcó el carro con mulas y todo.

Definición de todo

  • Dícese de lo que se considera completo tanto en sus atributos como en número.

El término todo proviene del latín totus y hace referencia a algo que se toma o se comprende enteramente. Por ejemplo: si en un salón hay ocho personas de sexo masculino y ninguna mujer, puede decirse que allí todos los asistentes son hombres.

En un marco determinado, la noción de todo es absoluta (es decir, no tiene graduaciones o términos medios). Si leemos una información que afirma que todos los jugadores titulares de un equipo de fútbol recibieron sobornos, el dato supone que los once integrantes fueron sobornados. No es posible considerar que dicho soborno haya llegado a dos, cinco o diez jugadores, ya que cualquier cantidad que no sea once no será “todo el equipo”.

Cuando la idea de todo se utiliza para generalizar, se incurre en errores. Una frase del tipo “Todos los políticos son corruptos” supone que no existe ningún político honesto, lo cual es falso. Sin embargo, en el lenguaje cotidiano, dichas expresiones son habituales. El término también se usa para ponderar en exceso alguna circunstancia o cualidad: “Todo es un problema en esta escuela”, “El asado es todo hueso, casi ni puede comerse”, “El atleta ganador de la medalla dorada es todo músculo”.

Todo, por último, es un concepto filosófico que se vincula a la categoría de totalidad. Esto implica abarcar el mundo como una gran unidad. Los pensadores marxistas sostienen que el capitalismo, con la división del trabajo y la lucha de clases, lleva a la alienación, que hace que las personas consideren al mundo a partir de diversos fenómenos inconexos.

Definiciones web