Significado de viento

  • m. Corriente de aire producida en la atmósfera por el encuentro de diferentes presiones en áreas distintas:
    el viento hacía girar la veleta del campanario.
  • Conjunto de instrumentos de viento de una orquesta o banda de música:
    después de la cuerda entra el viento.
  • Cuerda larga o alambre que se ata a una cosa para mantenerla derecha en alto o moverla con seguridad hacia un lado:
    los vientos de una tienda de campaña.
  • Rumbo, dirección trazada en el plano del horizonte.
  • Corriente, moda, movimiento:
    los vientos de la revolución;
    los nuevos vientos en el vestir.
  • vientos alisios Los que soplan desde los trópicos hacia la zona ecuatorial, con intensidad constante durante todo el año:
    los vientos alisios son cálidos.
  • vientos contraalisios Los que soplan desde la zona ecuatorial hacia los trópicos, con intensidad constante a lo largo del año.
  • a los cuatro vientos loc. adv. Por todas partes, en todas direcciones:
    divulgó nuestro secreto a los cuatro vientos.
  • beber los vientos por alguien loc. Estar muy enamorado de una persona:
    está que bebe los vientos por ella.
  • con viento fresco loc. adv. Expresión que denota enojo o desprecio:
    le dije que me tenía harto y que se fuera con viento fresco.
  • irse algo a tomar viento(s) loc. Malograrse, fracasar:
    cayó la Bolsa y todos nuestros ahorros se fueron a tomar vientos.
  • llevarse algo el viento loc. Perderse por falta de estabilidad:
    sus ilusiones se las llevó el viento.
  • viento en popa loc. adv. Sin dificultades, con prosperidad:
    los negocios marchan viento en popa.

Definición de viento

Viento (del latín ventus) es la corriente de aire que se produce en la atmósfera por causas naturales. El viento, por lo tanto, es un fenómeno meteorológico originado en los movimientos de rotación y traslación de la Tierra.

La radiación solar genera diferencias de temperatura en la atmósfera, lo que da origen a las diferencias de presión y al movimiento del aire. La velocidad del viento puede utilizarse para generar energía (la energía eólica), aunque también resulta peligrosa ya incluso puede derribar casas o edificios. El desplazamiento de semillas y la erosión son otras consecuencias del accionar de los vientos.

Por ejemplo: “Hay mucho viento, no es conveniente salir a navegar”, “El día está hermoso: mucho sol y nada de viento”.

El primer instrumento creado para detectar la dirección del viento (hacia qué lado sopla) fue la veleta. Se trata de un dispositivo giratorio con una cruz que indica los puntos cardinales y que suele ubicarse en lugares elevados. Un instrumento más avanzado es el anemómetro, que también mide la velocidad del viento y que ayuda a predecir el tiempo.

De acuerdo su intensidad, el viento puede recibir distintos nombres. Los vientos más suaves se conocen como brisas, mientras que entre los más fuertes pueden nombrarse a los tornados. Todos estos términos, sin embargo, tienen un significado científico más específico que suele ser dejado de lado por parte del lenguaje cotidiano.

Se conoce como viento solar, por último, al flujo de partículas que emite la atmósfera de una estrella. La mayor parte de estas partículas son protones de alta energía.

Definiciones web